La carrera de tu vida

En las carreras, como en la vida, es importante saber hacia donde quieres ir.
En las carreras, como en la vida, es importante saber hacia donde quieres ir.

 

Las carreras de motos son espectaculares. Máquinas lanzadas a 200 km/h o más, frenadas de infarto ante curvas que llegan a toda velocidad, tumbadas increíbles, un reto en cada curva. Minutos de adrenalina a tope.

Pero la imagen que más me impresiona es la de los pilotos tumbados en el paso por curva, rozando el suelo con sus rodilleras, dando todo el gas que pueden. ¿Porqué? 

 

No miran hacia atrás, no van en esa dirección, no hay nada que ya puedan hacer ahí, es perder el tiempo y arriesgarse a una caida.

 

No miran donde están en ese momento, lo que tenían que hacer para estar en este punto, ya lo han hecho. Estan donde estan por las decisiones sobre el punto de entrada que tomaron antes de la curva.

 

Miran hacia adelante, fijándose donde está la salida de la curva y ajustando su trayectoria, confiando en su cuerpo y su instinto para conseguir hacer la trazada correcta. Cada uno tiene su propio estilo, unos son más técnicos, otros más agresivos, otros derrapan salvajemente. Pero todos hacen lo mismo, mirar hacia adelante, por la sencilla razón que es lo que funciona.

 

Es un poco una metáfora de la vida, Ante una dificultad, una curva de la vida (no todo son rectas fáciles donde basta con acelerar), podemos mirar hacia atrás, pero no servirá de nada, ya estamos en medio de la curva y hay que actuar. Estamos donde estamos, en parte, por las decisiones que hemos tomado anteriormente.

 

Podemos mirar hacia donde estamos, pero perderemos de vista la dirección en la que queremos ir y podemos acabar fuera, en la hierba. Cuando uno no tiene claro adonde va, puede acabar en cualquier sitio.

 

Mirar al futuro es la mejor opción. Mira hacia adelante, fija la vista al frente, hacia el futuro que quieres. Y ajusta la trayectoria para conseguirlo. Confía, como los pilotos, en tí mismo, en tu capacidad para tomar la curva correctamente. No te garantizará que lo consigas, los deseos sólo no bastan, pero maximizará tus oportunidades de conseguirlo.

 

Y si en esta no funciona, no te preocupes, curvas no te faltaran a lo largo de tu vida. Y en cada una de ellas, las decisiones que tomes y la dirección que establezcas te preparan para la siguiente.

 

¡Que tengas una buena carrera!

 

0 comentarios

Bien, ya está aquí...

El libro del taller de Numerologia Transgeneracional
El libro del taller de Numerologia Transgeneracional

 

 

Bueno, ya están aquí. Concretamente, en Amazon. Después de hacer varios talleres sobre Numerología Transgeneracional y a petición de los alumnos, hemos publicado el libro del curso. Se trata de la primera parte. El de Numerología Energética lo dejamos para el año que viene.

 

Podéis encontrar el ebook para Kindle aquí. Agradeceríamos que, después de leerlo, pusiérais una reseña en Amazon sobre lo que os ha parecido. Siempre ayuda...

 

El libro físico solo se envía en España, porque a América el coste del envío lo hace prohibitivo.

 

Para más información, podéis ir a nuestra web www.numerologia-trans.com  

2 comentarios

Si quieres adelgazar, no hagas dieta (I)

Las dietas, como tales, nunca funcionan.
Las dietas, como tales, nunca funcionan.

 

Aceptémoslo. Cuando hablamos de hacer una dieta pensamos en seguir un régimen determinado durante un tiempo, lo más breve posible, que nos permita bajar unos kilos, para volver después a comer lo que nos llevó a esta situación. ¿Ves el error en este planteamiento? En lugar de aceptar que el problema son mis hábitos alimenticios actuales, y que debería cambiarlos por otros más racionales, en lugar de eso, trato de ver cómo puedo seguir como estaba.

 

Una dieta, planteada tal como hemos dicho, está condenada al fracaso, por definición. Lo único que funciona, además de la paciencia y la constancia, es pensar y mantener un régimen de alimentación sano y saludable.

 

Y ¿cuál puede ser ese régimen? ¡Buena pregunta!. Cuando miras la cantidad de dietas distintas que circulan por ahí, unas contradictorias con otras, todas con ejemplos de éxito, te das cuenta que la cosa no es fácil y que, incluso los dietistas, no lo tienen claro. ¡Yo, tampoco, por supuesto!

 

Se me ocurre que hay que tirar de sentido común y, como dije, paciencia y constancia. Paciencia porque perder peso muy rápido tampoco es bueno. Constancia para seguir con ello cuando el ritmo es más lento de lo que nos gustaría. Y para aceptar los altibajos, que los habrá.

 

Sin embargo, creo que la clave esta en la cabeza. Si seguimos viendo la comida sana, (algo de fruta, más verdura, menos carne, mucho menos azúcar, edulcorantes, refrescos y zumos de frutas, etc) como algo que no nos queda más remedio que hacer si queremos mantener el tipo, vamos a fracasar. Hasta que no cambiemos de actitud ante la comida, lo único que conseguiremos es subidas y bajadas con cada dieta que hagamos. Por mucha voluntad que pongamos, al final, ganaran los hábitos. 

 

Si buscas soluciones rápidas, no funcionaran a largo plazo. A corto, sí. A corto, puedes perder muchos kilos si dejas de comer. Pero lo recuperaras pronto y con rebote. No creo que valga la pena.

 

 

0 comentarios

La galleta de azúcar (sugar cookie)

Nunca será el momento ideal. Acéptalo y actúa ahora.
Nunca será el momento ideal. Asúmelo y actúa ahora.

 

Estaba leyendo el otro día un artículo de un exSEAL explicando algunas prácticas de su entrenamiento de las que se pudieran extraer lecciones para la vida diaria. Entre las que me parecieron interesantes estaba esta que voy a comentar aquí.

 

Si le quitamos la parafernalia militar y el marketing cinematográfico, hemos de reconocer que estos cuerpos de élite se preparan para enfrentarse a situaciones de vida o muerte, literalmente. Por ello, no están para historias y suelen ir directos al grano, al meollo del asunto. Establecen una serie de reglas simples y comportamientos o actitudes sobre cómo alcanzar los objetivos elegidos sin las excusas o dilaciones que solemos ponernos en nuestra rutina diaria.

 

Una de estas prácticas es la llamada "galleta de azúcar" (sugar cookie). Aunque no deja claro si es un castigo o una práctica normal, consiste en lo siguiente:

 

El sujeto o sujetos elegidos para ese día, una vez se han levantado y vestido, son llevados a la playa y sumergidos completamente en el agua. Saliendo de allí, se revuelcan en la arena hasta quedar totalmente embadurnados. Y así deben pasar el resto del día, haciendo lo mismo que sus compañeros, pero mojados y llenos de fina arena hasta las cejas. 

 

Bien, yo no sé vosotros, pero yo, cada vez que he ido a la playa he procurado quitarme toda la arena de encima lo antes posible, porque la encuentro incomodísima. No puedo ni imaginarme lo que debe ser pasar todo el día con la dichosa arena metida por todos los rincones de tu ropa y tu cuerpo, rozándote con cada movimiento que hagas.

 

¿Y cuál es el motivo? Bien, las misiones que tendrán que realizar no van a ser en un entorno cómodo y amigable, sino, probablemente todo lo contrario. Y, desde luego, bastante impredecibles. Pero la misión hay que llevarla a cabo cuando toca y no cuando nos vaya mejor. A lo largo de ese día, los instructores van a ver si los si los sujetos se quejan, si no se pueden quitar su situación de la cabeza o si, por el contrario, aceptan que eso es lo que hay, lo dan por asumido y se concentran en lo que tienen que hacer. La diferencia entre una y otra actitud puede marcar la supervivencia del sujeto y del grupo al que pertenecerán. Al final del día, sólo continúan los segundos.

 

Como decía Tim Ferris, cuando decidas hacer algo, “todos los semáforos de la vida no se pondrán en verde a la vez” para ti. La realidad será la que sea en ese momento. Tu sólo puedes cambiar a que dedicas tu atención y la actitud con la que enfrentas la situación. 

 

Puede que estés cansado, puede que no tengas muchas ganas y que preferirías evadirte con cualquier otra cosa. Pero es lo que hay, si esperas a que las cosas se pongan a tiro, es probable que te entierren esperando. Si has decidido hacer algo, el mejor momento para empezar es ahora. Déjate de excusas.

 

 

0 comentarios

Superar los reveses de la vida

Por muy duro que parezca ahora, esto tambien pasara.
Por muy duro que parezca ahora, esto tambien pasara.

 

Stephen Guise, en su email semanal y en su blog, presenta una forma de hacer frente a los reveses de la vida que me parece interesante y que voy a resumir aquí para vosotros.

 

Sigue un proceso de los siguientes 3 pasos:

 

Procesar el revés y aceptarlo

Cuando sufres un revés imprevisto, grande o pequeño, pasas por un período inicial de negación y de buscar una explicación racional. Intentas justificar lo ocurrido como si eso pudiera cambiarlo, pero al final no te queda más remedio que procesar el hecho de que ha sucedido. Luego viene la parte, realmente difícil, en que lo aceptas. Sientes que nada volverá a ser como antes, así que te preparas para actuar conforme a tu nueva situación. Aceptarlo no quiere decir que has olvidado lo que era antes, sino que te preparas a vivir en el ahora en lugar de quedarte deseando que las cosas hubieran sido diferentes. Afrontar la realidad en vez de evadirte, ser actor en lugar de víctima.

 

Crear la zona cero o el nuevo punto de partida

Mientras que en el paso anterior aceptábamos emocionalmente el cambio, en este paso se trata de aceptarlo mentalmente.

Es como hacer un reset, como aplicar lo de “mañana sera un nuevo dia” a la propia vida. Para aceptar la nueva realidad, tienes que aceptar que la vieja realidad se ha ido, tienes que dejar de pensar en como eran las cosas antes para pensar en como son las cosas ahora, y poder actuar en consecuencia.

 

Reconstruir la perspectiva y marco mental

Ahora se trata de cambiar el marco mental, explorar los límites y condicionantes de tu nueva situación, y ver como puedes extraer lo máximo de ella.

Igual que un partido no se acaba hasta que el árbitro pita el final, la vida no se acaba hasta que se ha acabado, así que siempre tienes la oportunidad de hacer algo mientras sigas vivo.

 

Una vez pases por este proceso, veras que las cosas no suelen ser tan malas como te lo parecieron en un principio. Por extraño y duro que parezca, casi todo tiene un aspecto positivo, si lo buscas. La dificultad viene si comparas tu situación previa con la actual, por eso tienes que aceptar lo que ha pasado, hacer un reset en tu vida y cambiar tu perspectiva de acuerdo a tu situación actual.

 

0 comentarios